Mentoring

Accede a todo lo que necesites saber para tomar tu propia decisión

y embarcarte en el viaje de transformación profesional que estás buscando.

En Cleo Resuelve Consultores estamos preparados para escucharte.

¿Qué es mentoring?

El mentoring es un proceso de acompañamiento en el que una persona transmite a otra su experiencia y conocimiento en el ámbito en que ésta última quiere crecer. Se trata de una relación de respeto y motivación, entre la persona que desempeña el papel de mentora, que impulsa el desarrollo de habilidades y competencias en las personas destinatarias del proceso, las mentorizadas. Este cambio se experimenta no sólo a nivel individual sino en el seno de la organización de la que las personas forman parte. Este proceso de cambio impulsa la transformación de personas y organizaciones de una manera exponencial, potenciando los valores que sustentan la cultura de la organización, promoviendo el liderazgo a través del talento y el compromiso, y generando relaciones comprometidas con ese crecimiento que se da en las personas y los equipos, en el que todos son protagonistas de un éxito compartido. Ésta es la visión de Cleo Resuelve Consultores que te ofrecemos para impulsar tu propio proceso de cambio.

 Mentoring Profesional

En Cleo Resuelve nos orientamos a impulsar el cambio profesional en personas comprometidas con su vida, que buscan nuevos retos, ampliar sus competencias o se plantean situaciones laborales diferentes. A ellas las acompañamos hasta que consiguen sus objetivos, y lo hacemos de manera respetuosa y motivadora.

 Mentoring Organizacional

Desde Cleo Resuelve Consultores ofrecemos la implantación de programas de mentoring en las organizaciones con el fin de identificar el talento y promoverlo dentro de ellas. No sólo facilitamos que se retenga el talento, sino que se transmita junto a los valores que hacen real la cultura de esa organización. El proceso incluye la elección, por una parte, de las personas que van a ejercer el papel de mentoras, formarlas y acompañarlas a lo largo del mentoring, y, por otra, de las mentorizadas. Para luego seleccionar cada pareja mentora-mentorizada más idónea. De esta manera garantizamos que el trabajo de mentoring se desempeñe con rigor y la relación entre cada pareja avance hasta los objetivos propuestos, logrando que se identifiquen de fortalezas, se mantenga una motivación constante y se facilite el desarrollo de conductas nuevas.

 

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado.

Un esfuerzo total es una victoria completa.”

(Mahatma Gandhi)

¿Cuándo empezamos?

Si estás pensando empezar un cambio en tu vida profesional a través del mentoring, quizá te estés haciendo alguna de estas preguntas. Con las respuestas, te ayudamos a resolver tus dudas. Te proponemos que nos dejes tus propias dudas, las preguntas que aún no están formuladas y quieres que te contestemos a propósito de tu proceso de mentoring.

Algunas preguntas que quizá te puedas estar haciendo.

Un proceso de aprendizaje acelerado, en el que dos personas se comprometen a compartir su visión, misión y valores a partir de su propia experiencia personal y profesional. Al poner en común conocimientos, habilidades y experiencias, ambas, mentora y mentorizada, colaboran en una estrategia de cambio innovadora.

Mentoring no es consultoría ni ninguna forma de evaluación, patrocinio o tutela, en la que se da una relación asimétrica y directiva. No es formación ni tampoco coaching, aunque se utilicen sus herramientas para optimizar el proceso.

En principio, puede ser informal o formal, según el grado de estructura que se dé a la relación entre las dos partes, mentora y mentorizada. El primero sería el proveniente de una relación como la que surge ante personas que son referentes en la vida de otras y le ayudan en la construcción de sus propios caminos. Dentro del mentoring formal, puede trabajarse una situación concreta puntual o individual o abordar un cambio en toda una organización mediante la implantación de un proceso reglado y sistematizado.

Una persona con conocimiento y experiencia en una materia o en un área de la vida, ganas de transmitirlo y capacidad para hacerlo.

A lo largo de la vida nos encontramos con personas referentes que nos aportan su visión y sus valores. Algunos, a un nivel tan profundo como nuestros padres o madres, mostrándonos el camino que han recorrido, sus atajos y sus riesgos. Más adelante puede ser alguna de las personas que nos han enseñado, nuestros maestros, quienes han disfrutado del proceso de hacernos conscientes de ciertos aspectos de la vida, personal y profesional. Todos ellos son mentores. Existen mentores profesionales, que tienen no sólo la capacidad de su propia trayectoria, sino también la de hacernos partícipes de ese camino de una manera sistemática, dentro de un proceso de mentoring. Estas personas están formadas también en esta competencia, la de mentorización.

El destinatario del mentoring, puede ser una persona a quien otra, su mentora, acompaña individualmente, pero también puede darse un proceso de mentoring en el seno de una organización, creciendo toda ella. En este último caso, aunque el proceso sea tú a tú, alcanza a toda la estructura, permitiendo que la cultura fluya por toda ella, alineándose los objetivos individuales con los corporativos, compartiendo los valores e impulsando exponencialmente el crecimiento, el talento, la satisfacción y el reconocimiento.

Todos ganan, las personas que son mentoras dentro de la organización las mentorizadas o mentees y la propia organización. Unas se sienten reconocidas y validadas, las mentoras. Otras, impulsadas en sus carreras profesionales, las mentorizadas. Y, finalmente, la propia organización, que permite el crecimiento colaborativo de la diversidad de funciones, competencias, culturas, géneros, edades, experiencias, conocimientos, perspectivas, historias y formas de coexistir en su vida interna.

Son varios los parámetros que influyen en la duración de un proceso de mentoring. Entre ellos, los objetivos a alcanzar, que requieran un tiempo de realización. Los propios protagonistas, mentorizado y mentor, cuyas agendas y disponibilidad tienen que acoplarse. Pero también la organización y su ritmo de trabajo determinan el tiempo de dedicación. Contando con todos ellos, un proceso de mentoring puede durar de unos meses a un año, según el alcance de la intervencón.

En los procesos de mentoring organizacionales, en Cleo Resuelve Consultores formamos a los participantes en habilidades básicas de comunicación para aumentar el efecto del propio proceso. Esto favorece una participación más activa y consciente.

La falta de compromiso con el aprendizaje es la principal barrera. Mantener una actitud de curiosidad y apertura facilita que el esfuerzo que supone el proceso sea tan retador como constructivo.

¿Quieres más información?

Contacta con nosotros AHORA.

Nombre (obligatorio)
Apellidos (obligatorio)
Correo electrónico (obligatorio)
Empresa
Ciudad (obligatorio)
País (obligatorio)
Descripción (obligatorio)
 He leído y acepto la Política de privacidad