PNL

Desde Cleo Resuelve Consultores queremos compartir contigo cómo entendemos y practicamos la Programación Neuro Lingüística (PNL).

La PNL es una propuesta de explicación de nuestra comunicación en el mundo, de cómo accedemos a la información y cómo la utiliza nuestra mente. Es sólo una de las posibles versiones para comprender esto. Como se dice en PNL, si te funciona, adelante. Para nosotros es de gran valor y lo utilizamos en nuestros trabajos de crecimiento personal y desarrollo profesional. Queremos compartir contigo, que nos lees ahora, esta interpretación.

En los circuitos neuronales de nuestra mente, según la PNL, está grabada una programación que refleja cómo actuamos, sentimos y pensamos. Accedemos a ella mediante el lenguaje, con el que la creamos y modificamos. Gracias a él podemos no sólo describir el mundo en que vivimos sino recrearlo, anticipando el futuro y reescribiendo el pasado.

Cada uno de nosotros tiene una forma de entender el mundo y ha creado para sí mismo una representación de ese mundo, única, distintiva y diferente de la propia realidad, distanciada de ella. Esta forma de entender el mundo y representarlo es sólo eso, una representación, que se corresponde con la realidad en la medida de nuestra calidad perceptiva. Hacemos nuestra interpretación de la realidad y construimos nuestro propio mundo, su representación.

Éste es uno de los principios básicos de la PNL: “el mapa no es el territorio”.  Esa recreación de la realidad la hacemos a través de los canales de comunicación: visual, auditivo y kinestésico (olfato, gusto, tacto). Es decir, de nuestros sentidos. Son ellos los que nos permiten captar el mundo y luego interpretarlo a la luz de nuestros valores, creencias, expectativas, necesidades, miedos, sueños, experiencias, cultura, historia y lo que conforma nuestra identidad y esencia. La percepción de la realidad no es la realidad objetiva es sólo una forma de verla, escucharla y sentirla, la nuestra propia. De manera que hay tantos mundos, únicos y diferentes, como personas.

Ser consciente de esto, nos permite aceptar que hay tantas representaciones del mundo como personas. Aceptarlo, nos ayuda a respetar esas distintas interpretaciones de la realidad. Desde el respeto, es posible enriquecer nuestra vida con esas nuevas interpretaciones y añadir valor a las de otros.

La PNL es también un modelo de aprendizaje de comportamientos excelentes, al basarse en el “modelado” de conductas. La observación de cómo hace lo que hace esa persona para repetirlo nosotros con éxito.

En PNL se dice que si alguien puede hacerlo, otros, nosotros, también. Éste es otro de sus presupuestos, de lo que nos propone como interpretación del mundo, de nuestra comunicación, de nuestras interrelaciones en él. Se basa en creer que cada persona tiene todos los recursos necesarios para hacer frente a sus necesidades y lograr sus objetivos.

Con el manejo adecuado de esta técnica se consigue rescatar esos recursos, desarrollarlos, mejorarlos, entrenarlos, hacerlos visibles y ponerlos a disposición de ser utilizados cuando la persona lo requiera y así lo decida.

A través de la PNL aprendemos a conocer cómo pensamos, a darnos cuenta de nuestro propio proceso de pensamiento y a acercarnos al de los demás.

En PNL se exploran las creencias que nos permiten actuar, y se modulan las que limitan nuestro comportamiento. El trabajo en PNL abarca la indagación en los valores que sustentan esas creencias y conforman nuestra identidad. A través de este análisis reelaboramos nuestras competencias y generamos hábitos saludables y sostenibles que nos llevarán hasta alcanzar nuestros objetivos, reconociendo su ecología.

Otro de los presupuestos de PNL es que “no existen los errores”. Sólo hay resultados, en este caso, no esperados. De manera que cada supuesto fracaso nos ayuda a saber cómo hacerlo de otra forma. En Cleo Resuelve nos encanta esta libertad que nos otorga ser conscientes de que podemos vivir como cuando éramos niños, sin miedo a equivocarnos, porque todo es un aprendizaje.

La PNL nos facilita la conexión con el entorno más próximo y con lo que para nosotros sea más trascendental, posibilitando un estado de energía renovada e integrada en la vida.

De una manera elegante y profunda, con la PNL comprendemos cómo conectamos con el mundo a través de los canales de comunicación que empleamos y con los que nos lo representamos. Y aprendemos a ser más eficaces en nuestras relaciones y más eficientes en nuestros comportamientos. Esto nos permite estar en la vida con una presencia y consciencia mayores, incrementando el grado de libertad en ella, en lo que pensamos, sentimos y actuamos.

Así es como en Cleo Resuelve entendemos y practicamos la PNL y lo queremos compartir contigo.

  • ¿Te animas a dar un paseo explorando el mundo que tienes a tu alcance y el que has construido en tu mente?
  • Éstas son algunas de las preguntas que en Cleo Resuelve te guiarán a lo largo del mismo: ¿qué ves, qué sientes, qué escuchas?, ¿observas la escena y te ves a ti mismo en ella o ves lo que tienes a tu alrededor?, ¿de qué te alejas?, ¿hacia dónde te acercas?...

“La mente intuitiva es un regalo sagrado y la mente racional es un fiel sirviente.

Hemos creado una sociedad que rinde honores al sirviente y ha olvidado al regalo.”

(Albert Einstein)

¿Cuándo empezamos?

Algunas preguntas que quizá te puedas estar haciendo.

¿Es algo nuevo para decir lo mismo?

La PNL nació en la década de los años 70 del siglo XX. Desde entonces ha recorrido no sólo el mundo sino las mentes y los comportamientos de muchas personas. Es un conocimiento presente en los ámbitos de la enseñanza, la seguridad, la política, el deporte, la salud, la publicidad y, en general, de toda nuestra vida, porque se trata de comunicación eficaz.

Su novedad es la propuesta de modelo de pensamiento, y, como se dice en PNL, lo puedes creer o no, pruébalo y si te funciona, valóralo, simplemente.

¿Se van a meter en mi cabeza?

Quien trabaja con PNL, quien actúa de facilitador o formador permite que sea la otra persona la que haga su propia indagación en su mente, para hacer los descubrimientos que esté dispuesta a asumir.

De manera inconsciente estamos dando permiso a que multitud de pensamientos se nos cuelen en la cabeza y los creamos nuestros. Con PNL entrenamos nuestra percepción y competencia para reconocer lo que pensamos y cómo lo pensamos, haciendo consciente gran parte de ese trabajo que nuestro inconsciente lleva haciendo, y seguirá haciendo, a lo largo de la vida. De manera que podamos utilizarlo eficazmente. Se trata de que podamos decidir cuándo y cómo actuar, no sólo de la única manera que en su día aprendimos a hacer.

¿Es una pseudociencia?

Es una teoría que parte de la experiencia para comprender cómo pensamos y actuamos las personas, y así poder cambiar si lo consideramos necesario. Su utilidad está contrastada de manera empírica en diferentes campos. Se han hecho muchos estudios y sigue habiendo detractores, como sucede con otros aspectos del saber humano.

En cualquier caso, no es algo que debamos creer sino experimentar, probar y contrastar su efecto.

¿Es una forma de ganar dinero?

Desde luego que si has hecho bien tu trabajo, con todo tu saber hacer puesto al servicio del otro, es, por tanto, remunerable, tiene un valor y un precio.

Algo distinto es, como sucede en otros entornos profesionales, que quien pretende cobrar ese servicio no disponga ni del conocimiento ni de la experiencia, además de la honestidad de desempeñarlo bajo esas circunstancias. En ese caso, lo que podemos esperar es que quien actúa así no vea recompensada su incompetencia.

¿Sirve para detectar mentiras?

La PNL se basa en detectar los canales de comunicación y hacer un uso eficaz de ellos. Esto significa que busca las señales de congruencia o no entre el mensaje verbal y el no verbal, aquello que le da o resta credibilidad. No es una técnica exacta en la que si sucede determinado comportamiento indica que la persona miente.

Mediante el “calibrado”, el reconocimiento de signos que nos informan sobre como está la persona y cómo se expresa. Se trata de estar atentos a posturas, tonos de voz, gestos, microgestos faciales, aspecto de la piel, respiración a datos físicos a través de los que el cuerpo expresa el pensamiento y la emoción.

Reconocer esta información junto con los predicados que utiliza nuestro interlocutor nos permite saber cuál es su canal de comunicación preferido y poder sintonizar mejor con él. Desde el “acompasar” al otro logramos esa conexión, actuando como espejo, reflejando su comportamiento en el nuestro.

¿Lo utilizan en las sectas?

Las herramientas, los conocimientos se pueden poner en práctica para hacer un uso adecuado o no. Los medios no justifican el fin, como tampoco la contrario. LA PNL es una herramienta potente de comunicación, de conexión y por tanto, de credibilidad y confianza entre las personas.  Quien la utilice para mejorar sus relaciones desde el respeto a al autonomía de la otra persona, podrá generar relaciones más sanas y sostenibles. Además, sus objetivos serán “ecológicos” porque estarán presentes en ellos los resultados para todo el entorno, incluidas, por supuesto, las personas afectadas por nuestros comportamientos.

Cualquiera que quiera convencer, seducir, hacer que otros hagan algo podrá utilizar ésta y otras técnicas para intentarlo. Los receptores de esas estrategias también podrán utilizarla y ser conscientes de lo que está sucediendo. En su juego de poder y libertad.

Entonces, ¿la realidad no existe?

La realidad que consideramos así cada uno de nosotros es una construcción de esa realidad objetiva. Su observación está sometida a innumerables filtros (cultura, historia, familia, amigos, educación, estado físico y emocional, necesidades, expectativas, temores, dudas, creencias, experiencias, conocimientos, valores…) que hacen que lo que reconocemos como realidad sea nuestra percepción, como mucho una parte de esa realidad, compartida sólo con algunos y sólo en alguna medida.

Para ver más allá de mi realidad, para escuchar lo que no percibo y sentir lo que otros experimentan, la PNL me permite, primero, acercarme a cómo yo construyo esa realidad, “mi mapa”, y luego al de los demás, intercambiando nuestra comprensión del mundo y ensanchándolo.

Si la mente lo puede todo, ¿qué pasa con la enfermedad?
No sé si la mente lo puede todo, pero desde luego tiene un enorme poder. En relación con la salud y la enfermedad es conocido el “efecto placebo”, responsable por sí sólo de un gran porcentaje del resultado positivo en términos de curación o mejora de muchas patologías. De hecho, es contra este efecto contra el que se deben probar las terapias nuevas antes de su utilización clínica.

Hoy tenemos la suerte de conocer cada vez más sobre cómo funciona la mente, su estructura física, sus redes neuronales, sus circuitos eléctricos, su comportamiento químico, la composición de los neurotransmisores, su forma de actuar y sus efectos. Este conocimiento que parte de la fisiología alcanza a los procesos mentales, a cómo se construyen los pensamientos y cómo se expresan las emociones, a qué nos hace generar determinadas conductas y hábitos, nuestra “programación”, en términos de la PNL.

¿Depende de quien me toque?

Para dedicarse profesionalmente a aplicar las técnicas de PNL se requiere una persona experta en la materia, con conocimiento y experiencia, que se haya formado en escuelas acreditadas.

Una persona que, además, contribuya al bienestar y al crecimiento de los otros, a través de la formación o de la facilitación, con integridad, respetando la deontología de esta profesión, en la que se trabaja desde el nivel más externo a la persona, su entorno, hasta el más profundo, su identidad. Por esta razón, como en las profesiones que tocan la esencia de la persona y cómo se expresa, es ineludible la honestidad, el comportamiento deontológico, el respeto absoluto, porque se trata con personas que confían en su facilitador, formador, terapeuta o guía, según se trate.

¿Quién evalúa al experto?

En último término, el cliente, quien contrata sus servicios y será quien experimente el cambio, fruto de su propio aprendizaje, a través de la facilitación y la formación que le dé ese experto.

Antes, las escuelas y los profesionales que han formado al experto. Y, a lo largo de su ejercicio profesional, las asociaciones interesadas en velar porque la PNL discurra por el camino de la excelencia.

Como profesionales de la PNL, en Cleo Resuelve  tenemos la obligación, que va más allá de la norma, de respetar el contrato, escrito o no, de poner todo nuestro saber y experiencia al servicio del desarrollo y la mejora del otro, desde el respeto y la confidencialidad. Y nos encanta hacerlo. Disfrutamos de esa nueva mirada en los ojos de quien ha hecho su propio descubrimiento.

No esperes más.

Contacta con nosotros AHORA.

Nombre (obligatorio)
Apellidos (obligatorio)
Correo electrónico (obligatorio)
Empresa
Ciudad (obligatorio)
País (obligatorio)
Descripción (obligatorio)
 He leído y acepto la Política de privacidad